Manifiesto

Somos titiriteros y titiriteras, nos formamos en el oficio de manera autodidacta y con el aporte que nos hacemos entre colegas. Somos independientes, versátiles, nos movilizamos por el territorio y nos paramos en los más diversos escenarios como calles, barrios, plazas, escuelas, jardines infantiles, universidades, bares, casas particulares, pueblos apartados, cárceles, hospitales, hogares de menores, bibliotecas, teatros, etc. Tantos lugares que es imposible de cuantificar.

Somos patrimonio, identidad y memoria cultural. Generamos público, festivales, encuentros, asambleas, salas de títeres, publicaciones, exposiciones y museos. Tenemos nuestros propios cultores y maestros, nuestra propia dramaturgia, nuestros propios investigadores y nuestra propia historia.

Los títeres para nosotros son más que una forma de expresión artística, representa también un trabajo que sustenta nuestros hogares y que se arraiga en nuestras familias.

Somos un arte escénico más, como árbol con sus ramas, raíces y semillas.

En el país existen más de cincuenta compañías, tenemos salas con programación permanente y festivales de títeres que año a año se organizan y se despliegan en el territorio, generando audiencias, talleres, encuentros, formación, intercambio entre colegas de chile y del extranjero.

Desarrollamos esta labor con medios de formación y difusión propias.

Generamos importantes aportes en la educación de niñas y niños a través de nuestras obras que muchas veces son creadas para abordar diversas temáticas del currículum escolar, como además en la experimentación y búsqueda de nuevas formas de expresión, con distintas y variadas temáticas, técnicas, materialidades, gestualidad, diseño e investigaciones.

Así también nuestras obras son en muchas ocasiones el reflejo de nuestro pueblo, nos debemos al público y a nuestro arte,  a través de la historia alimentamos la reflexión y alegría popular.

Hoy nos autoconvocamos en Asamblea Nacional para reflexionar acerca de nuestras dificultades en el desarrollo laboral a nivel país, aunar fuerzas para el resguardo de nuestra memoria y proyectarnos cohesionados en el camino hacia alcanzar un bienestar común.

Queremos respeto y valor de nuestro arte.

Queremos poder utilizar los espacios públicos de todo el territorio nacional libremente para exhibir nuestras obras.

Queremos que se reconozca al títere como un arte escénico más, a la par del teatro, la danza, el circo, la narración de cuentos, etc.

Y que nuestra opinión sea consultada y considerada a la hora de tomar decisiones que afectan al sector de las artes escénicas.

Queremos que los y las titiriteras que dedican su vida a este arte reciban beneficios dignos de salud y previsión social.

Queremos contar con espacios para el desarrollo, promoción y difusión de nuestro arte, así como también con espacios y herramientas que resguarden nuestro patrimonio, memoria e identidad.

Sabemos lo que somos y lo que queremos. Sabemos que los tiempos van cambiando y qué con el paso del tiempo nuestro oficio se mantiene vivo, eso nos da la certeza que frente a las variables de la historia nosotros continuamos y continuaremos con los títeres en las manos abriendo espacios de esperanza… Por los siglos de los siglos.

 

Asamblea Nacional de Titiriteros y Titiriteras

Santiago de Chile, Agosto 2015